Para jugar había que tener paciencia

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Quién no recuerda sus tiempos de Atari 800XL? Claro una época dorada, en donde podíamos no sólo tener un apetecido centro de juegos, sino que también uno de los primeros computadores personales.

Los usos que se le podían dar a esta joya del Atari 800XL eran muchos, así también la enorme paciencia que se debía tener para comenzar a darle estos usos.

Y esto porque las primeras versiones o las adsequibles por la mayoría estaban compuestas del gran Computador Atari 800XL y una casetera, si una casetera en la cual los casetes eran el medio de almacenamiento. Si estos casetes que en aquella época de los 80s eran nuestro medio audible, también servían para almacenar nuestros juegos y programas del Atari.

Nada más maravilloso, un medio fácil de encontrar para almacenar, casi disponible en cualquier tienda y totalmente copiables incluso por los equipos de música doble casetera, pues se copiaban estas cintas tal como si fueran casetes de audio.

Pero aquí viene lo que nos armó de paciencia, recordemos los casetes normalmente venían en formato de 60 minutos, es decir, 30 minutos por cada lado, en cada lado del casete nos cabían de 1 a 5 juegos, dependiendo de la extensión de cada juego. Para que pudiéramos jugar, estos juegos debían ser cargados en el Atari, es decir debíamos leerlos con la casetera.

La carga no era el mayor problema, pues nos fuimos armando de paciencia, ya que el resultado era espectacular podíamos disfrutar de nuestros juegos en nuestro preciado computador. Pero cual podría ser el problema entonces, pues claro las fallas en la carga, las cuales en un principio no tenían solución, por lo que debíamos empezar a cargar de nuevo nuestro juego. A modo de ejemplo nuestro juego demoraba en cargar 10 minutos, y justo a los 8 minutos ocurría un problema con la carga, caso nefasto pues debíamos comenzar con la carga nuevamente.

Los problemas de carga podían deberse a varias causas, desde un desgaste natural en el casete hasta un golpe abrupto en la mesa en que teníamos nuestra casetera. Es por esta razón que para disfrutar de nuestros juegos esperabamos con mucha paciencia y casi sin movernos hasta que terminará de cargar, a muchos nos paso que están por terminar pasamos a llevar el mueble o se nos cayó algo encima de la casetera y nos arruinó la carga.

Les pido a todas las generaciones de la paciencia que nos cuenten su experiencia en la carga de juegos de Atari.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*